Músico reimagina “Despacito” no estilo de artistas como Kendrick Lamar, Iron Maiden e Queen